martes, 2 de septiembre de 2008

PINK FLOYD - WISH YOU WERE HERE (1975)

“Quintaesencia: Para Empédocles el universo se componía de cuatro elementos o esencias: tierra, agua, aire y fuego. Para Aristóteles, había uno más, de índole superior, mucho más sutil: el éter… un quinto elemento, en griego ‘pempte ousia’ traducido al latín por ‘quinta essentia’ que correspondía al elemento visible que llena al universo. La quintaesencia es lo más fino que existe, lo esencial, lo más perfecto y puro.”

Busquen en el diccionario la palabra quintaesencia y encontrarán una foto del “Wish You Were Here”. Era el año 1975, Pink Floyd había tocado el cielo tras el gigantesco éxito del genial “Dark Side of the Moon”. La banda se encontraba física, anímica y mentalmente agotada por las intensas giras a las que se sometían. Nadie jamás se imaginó que podrían rebasar la calidad lograda en su anterior placa, era un desafío que parecía imposible de superar…

Nadie, excepto el mismísimo Roger Waters. Este asumió el reto, tomó el control creativo y sacó adelante EL ÁLBUM que terminó de consagrar a esta excepcional banda inglesa. Fanáticos y críticos alrededor del mundo se rindieron ante este fabuloso disco, ápex absoluto del rock progresivo y obra maestra de la música en general.

En este trabajo, Waters y compañía le rinden tributo a su fundador y antiguo líder Syd Barret, otrora genio de la psicodelia y consumidor compulsivo de LSD, droga que lo llevaría a la desgracia. De esta manera Floyd llora por su héroe caído, deseando que él también ‘estuviese allí’ para disfrutar del éxito que finalmente habían alcanzado.

“Shine on you Crazy Diamond (Parts I to V)” es genial en todo el sentido de la palabra. La extraordinaria guitarra de David Gilmour domina gran parte del track, adquiriendo un tono melancólico. Waters se ocupa de la parte lírica, exigiéndole a Syd que “recuerde cuando era joven, cuando brillaba como el sol”. Una gloria.

La excelente “Welcome to the machine” hace alusión a la ‘maquinaria’ en que se habían convertido los grandes sellos discográficos y sus desalmados directivos, cuyas presiones y exigencias fueron culpables indirectos de la debacle de Syd. Termina la canción y escuchamos un ascensor… se abre la puerta y se escucha gente aplaudiendo… un ejecutivo le ofrece un habano a la joven estrella.

De esa manera arranca “Have a Cigar”, ácida crítica a las empresas discográficas y repleta de sarcasmo (la canción es supuestamente cantada por un ejecutivo musical que sólo le importa lucrar sin siquiera conocer el nombre de sus artistas. Esto queda patente en la línea “Oh by the way, which one’s Pink?”). El clímax se alcanza en el demoledor solo de guitarra final que los dejará con la boca abierta.

Alguien cambia la estación radial, buscando algo que escuchar en el dial. Se detiene al escuchar un hermoso ‘riff’ de guitarra acústica. Estamos en la penúltima pista, justamente la que le da el nombre al álbum: “Wish You Were Here”. Sentido homenaje al gran Syd, relata como le arrebataron sus sueños y esperanzas para luego culminar con la hermosa frase ‘como me gustaría que estuvieses aquí’. Al borde de las lágrimas llegamos a la última canción…

Continuación de la 'suite' principal, “Shine on you Crazy Diamond (Parts VI to IX)” contiene uno de los mejores solos de guitarra jamás concebidos. Se puede palpar la desesperanza, la angustia que debió haber sentido Syd al ver que todo (su talento, su futuro, su vida) se le iba de las manos. ¡Maravilloso!
En contraste, la parte cantada está llena de esperanza. Un recordatorio que no todo esta perdido, que por más oscura que sea la noche siempre hay un amanecer…

Lamentablemente el diamante loco ahora brilla en el cielo. Descansa en paz Syd, nunca terminaremos de agradecerte por ser tú la semilla de esta genial banda e inspirar, muchos años después, su mejor trabajo.

Es difícil reseñar un disco con tanto significado personal, las palabras resultan inútiles cuando de describir la belleza absoluta se trata.

Quintaesencial. No hay pierde con Pink Floyd.

Apreciación personal del álbum: Perfección artística.

Integrantes:

  • Roger Waters: voz, bajo, guitarra, sintetizador.
  • David Gilmour: voz, guitarra, bajo adicional.
  • Nick Mason: batería.
  • Richard Wright: teclados, sintetizador, voz

Lista de canciones:

  1. "Shine On You Crazy Diamond (Parts I to V)" 13:30
  2. "Welcome to the Machine" 7:27
  3. "Have a Cigar" 5:08
  4. "Wish You Were Here" 5:40
  5. "Shine On You Crazy Diamond (Parts VI to IX)" 12:22

Link de descarga:

http://lix.in/-846e59

2 comentarios:

Awaken dijo...

Buenisimo grupo y buenisimo disco...

Saludos

AWAKEN

BLANCA E. JARAMILLO R. dijo...

Pink Floyd un pilar de la musica psicodelica,atravesando etapas hasta llegar a ser un pilar en la musica rock progresivo hasta el sinfonico.
Me gusto la reseña de su album deseando que estuvieras aqui.
Ademas del contenido de cada una de sus liricas.
Pink Floyd se ha forjado una leyenda propia dentro del ambito musical.