lunes, 15 de septiembre de 2008

PINK FLOYD - ECHOES (LIVE AT POMPEII - 1972) R.I.P RICK WRIGHT

Acabo de escuchar la noticia y aún no lo puedo creer... es increíble como la vida puede ser tan injusta a veces. Richard William Wright dejó de existir hoy, a la edad de 65 años, victima del maldito cáncer. Sí, se nos fue jovencísimo.

Arquitecto de las más alucinantes texturas musicales, Wright fue pieza fundamental en la música de PF. Sus aportes a la banda, muchas veces menospreciadas por personas que creen que Floyd empieza y acaba con Waters y/o Gilmour, ayudaron a configurar ese exquisito sonido por el cuál ahora se le conoce e idolatra a esta extraordinaria banda inglesa.

Para el recuerdo quedará su abrupta salida del grupo (despido arbitrario diría yo, por parte de Waters) tras grabar el genial “The Wall”, para luego ser contratado como tecladista (sin integrar oficialmente la banda) para la gira respectiva, hecho que le permitió, irónicamente, ganar más dinero que sus compañeros. Cosas de la vida.

Ahora, los que creíamos que una reunión era posible hemos quedado con las esperanzas hechas añicos. Gracias por todo Rick, por tu talento, por ese comportamiento a la “English way” tan propio de ti, por haber estado en el momento preciso en el lugar indicado pues pasarán más de 1000 años antes que 4 talentos de ese calibre puedan juntarse nuevamente.

Shine on Rick! Ahora tocas junto a Syd en el "Gran concierto en el cielo"…

Disfrutemos de este video. El año es 1972, Floyd filma un concierto que es denominado “el antiwoodstock” pues no fue presenciado por nadie, exceptuando los técnicos y camarógrafos.

Tras miles de años de silencio, el anfiteatro de Pompeya recibe a estos 4 músicos. La canción: Echoes. Si es posible tocar el cielo…

4 comentarios:

Floyd_girl86 dijo...

Muy buen tributo a Wright con este video... Ese concierto fue excelente, pero en especial esta canción me gusta demasiado.

Ricardo Huamaní dijo...

Todos aquellos que amamos la música, hemos deseado en algún momento de nuestras vidas ser músicos. Hemos soñado, mientras escuchabamos nuestras canciones favoritas, que eramos nosotros los creadores de aquellos maravillosos sonidos. Bajo esta sensación nacen nuestros héroes como lo fue y lo será el señor Wright; quien nos regaló, junto a sus colegas, fragmentos de lo que se suele llamar divinidad.

R.I.P

Christian Vásquez dijo...

Una nueva estrella brilla en el firmamento.

¿El paraiso musical existe? Si, lo he exprimentado varias veces, escuchando tus composiciones...

Gracias por traernos un pedacito de cielo en cada nota que tocabas.

Awaken dijo...

Ufff me has emocionado con tu escrito...realmente emocionada!lo he releido varias veces...Te felicito por tu descripción...por tu bellísima forma de despedirte de RICK WRIGHT y esta estupenda frase:
Shine on Rick! Ahora tocas junto a Syd en el "Gran concierto en el cielo"...
El tema que decir! ufff excelente!!!

Sin palabras!!!

Un abrazo!